Preguntas para el modelo de negocio en una entidad social

Cuando se quiere diseñar un modelo de negocio o incluso reformularlo, será conveniente recurrir a preguntas claves que guiarán el trabajo.

La primera de ellas: ¿El problema o necesidad que se quiere resolver de verdad existe? No se trata sólo que su punto de vista o el de la organización consideren afirmativamente que se responde a una necesidad existente. Es necesario que los afectados, que serían el segmento o grupo objetivo, tengan una idea de su necesidad. En el sector social, a diferencia de otros sectores, no se trata de crear necesidades, sino de mitigarlas o disminuirlas.

En segundo lugar: ¿Tengo alguna propuesta para ayudar a transformar el problema o resolver la necesidad?  De nada sirve tener un diagnóstico claro si este no viene acompañado de una tentativa de solución. Es en este punto donde se define la propuesta de valor, es decir, aquello que se propone para lograr el impacto social deseado y frente a lo cual se obtiene la respuesta del segmento. Es probable encontrar una suerte de unicidad (factor único) en dicha propuesta, pero también es posible encontrar que se comparte mucho de la propuesta de valor con otras entidades. Tratar de diferenciarse no siempre es el camino, de lo que se trata de lograr propuestas efectivas para el cambio social. Es muy importante al definir la propuesta, que se incluya el modo en que se hará medición de los resultados.

La tercera pregunta puede ser: ¿Cuál es el modelo de relacionamiento con tus diferentes públicos de interés? El sistema de relaciones de una entidad social es fundamental. No se puede contribuir al desarrollo en solitario. La clave es la articulación y la sumatoria de fuerzas.

¿Cómo se desarrollaran los recursos? Esta sería la cuarta pregunta. No es suficiente definir como se atraerán los recursos, es importante definir como estos se convierten en fuerza de trabajo y de cambio social. Las organizaciones sociales no pueden darse el lujo de despilfarrar los recursos.

Existen metodologías como la desarrollada por Alexander Osterwalder o Eric Ries, que bajo un enfoque más empresarial, pueden ser útiles para adelantar la tarea del modelar la organización.